Blog de la residencia

De nuestras residentes

 

 
SARA (Inspección de Entidades de Crédito)
"Estuve en la Residencia León XIII desde septiembre de 2015 hasta junio de 2016 y la verdad es que, a pesar de lo duro que puede ser opositar, tengo buenos recuerdos de ese periodo gracias al buen ambiente que había en la residencia" (Aprobada en junio de 2016)
 
 
MAR (Inspección Técnica de Hacienda)
"La residencia ha sido un periodo de madurez, de encontrar un espacio donde acojan a personas con las mismas aspiraciones y no sentirte solo en este periodo tan difícil, además de encontrar amistades para toda la vida, vivir buenos momentos, facilitarte las necesidades básicas para que tu tiempo de estudio se aproveche al máximo, en definitiva ha sido un buen hogar durante estos años. (Aprobada en abril de 2016)
 
 
MIRTA (Notarías)
"En la residencia León XIII encontré un espacio de estudio y convivencia en el que, además del esfuerzo académico, se priman y fomentan grandes valores de amistad, convivencia y desarrollo personal. La atención por parte de las personas responsables de la residencia, es constante, generando un acogedor ambiente en el que estudiar y convivir" (Aprobada en enero de 2016)

 

BELÉN (Banco de España)
En la residencia León XIII encontré el ambiente perfecto para el estudio (Aprobada en julio de 2015)
 
 
CATERINA (PIR)
Cuando decidí opositar pensé que era fundamental encontrar un entorno que me permitiera obtener el máximo rendimiento en mis horas de estudio. Este lo encontré en la Residencia León XIII, ya que al convivir en un ambiente con otras opositoras que compartían mí mismo objetivo hacía que el arduo trabajo al que me enfrentaba cada día fuera mucho más llevadero. Desde el principio me he sentido como en casa y esto ha favorecido tanto mi desarrollo profesional como personal.
 
 
FÁTIMA ( Abogado del Estado)
Cuando una acaba la carrera y se prepara mental y físicamente para afrontar la oposición, una de las primeras dudas que le surgen, cuando decide estudiar fuera de casa, es dónde va a vivir durante este trance. Parece que ninguna opción es buena; sin embargo, yo encontré en la León XIII lo mejor de cada una de las posibilidades que se me presentaban y lo que yo buscaba: un ambiente tranquilo, de estudio y de respeto; amigas con las que compartir los malos momentos que además pudieran comprenderme y no sólo actuar como paño de lágrimas; instalaciones deportivas y lugares de descanso para los momentos de ocio y el apoyo “cuasifamiliar” de parte Laura y Carmen y del resto del personal. La pequeña comunidad que formamos en la residencia, además de proporcionarme innumerables y entrañables anécdotas, ha contribuido a mantener mi ánimo y mi ilusión durante todo el tiempo que he permanecido en ella y a hacer más amena mi época “opositoril”.
 
 
BEATRIZ (Registros)
En la Residencia León XIII me siento como en casa. Aquí he encontrado el ambiente que buscaba para estudiar una oposición. Entre todas las compañeras formamos una gran familia y eso me aporta mucha energía para continuar con mi ardua tarea. No podía haber encontrado un lugar mejor.